Arte terapia en niños y adolescentes con conducta disruptiva

Estándar

(Artículo que abarca el tema de Arte Terapia y problemas conductuales en niños y adolescentes) 

photo

ÍNDICE

1.1 Resumen…………………………………………………………………..

1.2 Palabras Clave…………………………………………………………

1.3 Autoras…………………………………………………………………..

2.1 Artículo……………………………………………………………………..

2.2 Definición de conducta………………………………………………..

2.3 Terapia Sistémica y Arte Terapia

          contra el comportamiento disruptivo………………………………….

2.4 Desarrollo cognitivo…………………………………………………….

2.5 Arte Terapia en menores

         con problemas conductuales…………………………………………..

2.6 Estrategias de intervencióncon Arte Terapia………………………..

2.7 Conclusión………………………………………………………………

3.1 Bibliografía de referencia…………………………………………………

 

1.1 Resumen: Este artículo abarca la relación entre Arte Terapia y problemas conductuales en niños y adolescentes en etapa escolar. Se profundiza en los aspectos sociales, familiares y culturales que repercuten en la conducta de los niños, a si como en la definición de conducta según diversos autores.              Se aborda la Terapia Familiar Sistémica junto con Arte Terapia como propuesta de intervención en casos de conducta disruptiva. A partir de este análisis se realiza una revisión bibliográfica de diferentes fuentes que utilizan el Arte Terapia como método terapéutico con niños y adolescentes para el tratamiento de problemas conductuales, interpelando a estrategias de trabajo arte terapéutico para aplicar en estos pacientes.

1.2  Palabras Clave: Arte Terapia, conducta disruptiva, creatividad, niños.

 Keywords: Art Therapy, behavior disorder, creativity, childrens.

 

1.3  Autoras

1      María Jesús González Martínez, Licenciada en Artes Plásticas mención Pintura. Universidad de Chile, Facultad de Artes departamento de Artes Visuales Santiago, Chile.                                                                                 

2        Stephania Sánchez Coronado, Licenciada en Artes Visuales. Licenciada en Educación en Artes Visuales. Universidad Austral de Chile, Escuela de Artes Visuales. Valdivia, Chile.

 

2.1 ARTÍCULO

Definición de conducta

En la etapa escolar, los niños y adolescentes con problemas conductuales requieren como herramienta básica de aprendizaje para el desarrollo de habilidades sociales que le permitirán desenvolverse de un modo mas amable en su contexto social y cultural. Estas habilidades sociales están determinadas tanto por la idiosincrasia como por el ambiente familiar de donde provienen, es así como muchas veces estos niños y jóvenes, no se adaptan a su entorno y reaccionan de forma inadecuada, desencadenando problemas conductuales en el contexto  familiar y escolar.

 

Al definir una “conducta de normalidad”, debemos tener en cuenta la edad del individuo, grupo social, familiar y cultural. Todos estos datos nos permiten apreciar la totalidad del niño o adolescente, impidiendo así estigmatizarlo por conductas aisladas. Cuando un niño o adolescente, no es capaz de integrar estas habilidades sociales, puede provocar problemas conductuales, sociales y emocionales, que al no ser tratados pueden desencadenar en un futuro, problemas más severos de inadaptación social o un trastorno de la personalidad.

Al buscar la definición de “conducta normal” , se pueden encontrar diversos conceptos que se relacionan directamente con las diferentes Teorías psicológicas. Una “conducta normal” puede verse como la conducta esperada para cada etapa del desarrollo de un niño, siendo muchas veces normal y aceptada para cierta etapa y considerada anormal para otra. De esta manera estos niños y adolescentes se vuelven incomprendido por los medios sociales, familiares y especialmente escolares, desde aquí comienza nuestro estudio sobre la alternativa de arte terapia para este grupo de niños.

Para comprender mejor sobre el tema conductual En el libro Evaluación Conductual, sus autores Fernández-Ballesteros y Carrobles (1989) citan conceptos de habilidad social de otros teóricos, que definen la misma como:

“Es la conducta que permite a una persona actuar en base a sus intereses más importantes, defenderse sin ansiedad inapropiada, expresar cómodamente sentimientos honestos o ejercer sus derechos personales sin negar los derechos de los demás” (Alberti y Emmons, 1982, Pág. 3). Para ampliar sus habilidades de comunicación y expresión en sus ámbitos personales con el fin de un resultado positivo.” La capacidad de expresión interpersonalmente sentimientos positivos y negativos sin que dé como resultado una pérdida de reforzamiento social.” (Hersen y Bellak, 1977, Pág. 512).

 Asi como también “la capacidad compleja de emitir conductas que son reforzadas positiva o negativamente, y de no emitir conductas que son castigadas o extinguidas por los demás” (Libet, Lewinsohn, 1973, Pág. 304).”[1] Cuando un niño o adolescente tiene un desorden del comportamiento, sufre directamente de problemas emocionales y rechazo por parte del grupo. A estos individuos, se le es complejo seguir reglas y comportarse de modo socialmente aceptable, actuando de forma egoísta y muchas veces  ignorando los derechos y sentimientos de los demás. Estos comportamientos disruptivos son los que definen su trastorno.

 

Los niños con desórdenes de conducta violan repetidamente los derechos personales o propiedad de otros y las expectativas básicas de la sociedad. Un desorden de conducta se diagnostica cuando el comportamiento se mantiene por un período de 6 meses o más. Debido al impacto que tiene el desorden conductual en el niño y su familia, vecinos y adaptación al colegio, es conocido como “desorden de conducta disruptiva”.

Otro desorden disruptivo, llamado trastorno Oposicionista Desafiante, a menudo ocurre antes y puede ser un signo temprano de desorden de conducta. Este trastorno puede empezar en los años preescolares y no puede ser diagnosticado si el trastorno de conducta está presente. Por otra parte, el trastorno de conducta generalmente aparece cuando el niño es un poco más grande.[2]

 

 Esta conducta inadecuada, en la mayoría de los casos, se presenta a modo de  ansiedad, rabia o mal humor. Generando conflictos en la vida familiar y problemas en el entorno escolar, dificultando el aprendizaje tanto de él como de sus compañeros. Los cambios en la personalidad y los estados de ánimo cambiante, dificultan las estrategias de confrontación que la familia pudiera adoptar para enfrentar esta difícil situación, llevándolos muchas veces al caos y a conflictos familiares.

El mal humor concomitante, resistencia a la autoridad, y alejándose de la vida familiar puede ser una poderosa fuerza que a veces llega a ser destructivo. La familia por lo general no está preparado para este cambio emocional, de confrontación en las relaciones entre padres e hijos, porque los cambios psicológicos de la adolescencia se enciende rápidamente, a menudo antes de los cambios físicos se hacen evidentes. La familia forma de relacionarse entre sí, se vuelve caótica, sobre todo en el momento en que el niño entra por primera vez esta fase de desarrollo.[3]

 Para enfrentar este problema, que involucra a multiples partes del conflicto . creemos que es necesario asumir y planificar una estrategia para confrontar y ayudar a este niño o adolescente que en un futuro muy cercano será un adulto en un medio social competitivo y adverso. En este sentido, reconocemos como el menor no es un individuo aislado de su contexto familiar y social es necesario ayudar a la familia completa, como sistema, siendo el Arte Terapia y la Terapia Sistémica aliados para el tratamiento de este caso de comportamiento disruptivo.

Familia

Xiaogang Bloodline

 

Terapia Sistémica y Arte Terapia contra el comportamiento disruptivo

Se define el concepto Sistemas como el conjunto de elementos (partes o eventos) relacionados entre si y que están en constante interacción, de una manera específica (consistente o predecible), formando una unidad o totalidad. En este sentido, veremos el problema de conducta disruptiva, como un problema Sistémico Familiar.

La familia es un Sistema abierto, compuesto por sub-sistemas (parental, conyugal, fraterno), que, a su vez, contienen otros sub-sistemas individuales en interacción no sólo entre sí, sino también con otros sistemas sociales. Desde esta óptica los fenómenos son entendidos en su totalidad, tomando en cuenta el todo que los comprende y del que forman parte a través de su interacción, de los patrones relacionales y del contexto en que ocurren… Un Sistema siempre está compuesto de un conjunto de partes o elementos que están en una relación dada consistente u organización. En toda organización se dan ciertas características básicas: totalidad, límites, jerarquía, control, homeostasis, entropía, tiempo y espacio.[4]

 

En este sentido, la terapia sistémica para un caso de conducta disruptiva, no consideraría al niño o adolescente como una unidad, si no como al niño o joven dentro de un grupo de personas que a su vez conforman otros sub grupos con relaciones y roles distintos. Si “atacamos” el problema desde este enfoque global, permitirá a la familia afectada ser concientes de “conflicto” que aqueja sus relaciones, el modo en que se relacionan, como se organizan y los roles que cumple cada integrante dentro de este sistema familiar. Por otra parte, la terapia Familiar Sistémica permite fortalecer los lazos y concientizar a la familia, de forma autónoma, el modo en que cada uno actúa dentro de esta unidad. Mirado de un punto de vista más integral, los componentes de este sistema familiar deberán asumir y reorganizar este sistema lo que permitiría generar una conducta positiva en el menor afectado, que seguramente apreciará el modo en que la familia completa se involucra en su causa. Esto acompañado de sesiones de Arte Terapia grupal familiar que consoliden los aspectos trabajados en Terapia Sistémica, proporcionarán cambios en el modo negativo y destructivo de actuar del niño o adolescente.

Desarrollo cognitivo

Para Jean Piaget, el desarrollo mental del niño se inicia al nacer y concluye en la edad adulta , desarrollando una marcha hacia el equilibrio orgánico y psíquico. Él define el desarrollo como una progresiva equilibración, un perpetuo pasar de un estadio de  menor equilibrio a un estadio de equilibrio superior estructurándose según mecanismos constante comúnes a todas las edades y a todos los niveles, donde la inteligencia constantemente trata de explicar o comprender, por lo tanto existen funciones constantes y estructuras variables. Es el análisis de estas estructuras progresivas o formas sucesivas de equilibrio lo que marca la diferencia u oposición de un nivel a otro de conducta, desde el recién nacido hasta la adolescencia.

Las formas variables serán las formas de organización de la actividad mental, motor o intelectual y afectivo, ordenadas en seis estadios o periodos de desarrollo:

1. El estadio de los reflejos, o montajes hereditarios, así como de las primeras tendencias instintivas (nutrición) y de las primeras emociones.

 2. El estadio de los primeros hábitos motores y de las primeras percepciones organizadas, así como de los primeros sentimientos diferenciados.

3. El estadio de la inteligencia sensorio-motriz o práctica (anterior al lenguaje), de las regulaciones afectivas elementales y de las primeras fijaciones exteriores de la afectividad. Estos primeros estadios constituyen el período del lactante (hasta aproximadamente un año y medio a dos años, es decir, antes de los desarrollos del lenguaje y del pensamiento propiamente dicho).

4.El estadio de la inteligencia intuitiva, de los sentimientos interindividuales espontáneos y de las relaciones sociales de sumisión al adulto (de los dos años a los siete, o sea, durante la segunda parte de la “primera infancia”).

5. El estadio de las operaciones intelectuales concretas (aparición de la lógica), y de los sentimientos morales y sociales de cooperación (de los siete años a los once o doce).

6. El estadio de las operaciones intelectuales abstractas, de la formación de la personalidad y de la inserción afectiva e intelectual en la sociedad de los adultos (adolescencia).[5]

De este modo , y por lo general, cuando los niños tienen un conflictos superior a su capacidad referente a su etapa en desarrollo, la reacción inmediata es la agresividad. Impidiéndoles proyectar una solución más pacífica y razonable. En definitiva, no son capaces de concientizar o medir las consecuencias de sus actos. Además si es acompañado de violencia psicológica, todo interferirá de manera negativa en las deducciones que puedan o no hacer sobre el modo en que reaccionan ante la adversidad.

En muchas ocasiones, los niños con problemas de conducta no logran comprenden el control jerárquico adulto-niño. Al no ser capaces de visualizar el “castigo”, en sus crisis de rabia, no reflexionan sobre las consecuencias debidas a la falta de obediencia. Es así como esta etapa, podría verse como más Conductista, donde el niño obedece cuando la recompensa es el fin de su buen comportamiento.

Lawrence Kohlberg, expone en las Teorías del Desarrollo Moral:

Un niño entre los 7 y los 9 años está ubicado en el Nivel I del desarrollo moral, este nivel está denominado como el nivel Preconvencional y comprende una amplia gama de edades, que van desde los 4 hasta los 10 años. Durante este nivel, los niños tienen un control externo, es decir que obedecen las normas sociales, consideradas normas de los demás, para evitar un castigo o recibir una recompensa.[6]

 

De esta manera se encuentran normados por su contexto, teniendo conductas reactivas o perjudiciales. Las conducta perjudicial para el organismo puede verse desde distintos puntos de vista.

 

 “Muchos síntomas y manifestaciones aisladas lo son no tanto de una desorganización general de la vida psíquica del niño, que podría considerarse propiamente como una enfermedad, sino más bien de una desestructuración momentánea o parcial de su conducta – que él mismo, con o sin ayuda, puede llegar a superar – producto de las difíciles aunque necesarias “crisis” que debe afrontar en su desarrollo”. (Enciclopedia de Psicología Infantil y Juvenil, 1998)[7].

 

 Esta desestructuración momentánea o parcial de su conducta responde a su contexto social, familiar, cultural y escolar. No se debe entender como un conflicto aislado donde solo el niño desarrolla y expresa el conflicto. Es necesario para comprender en mayor profundidad su realidad familiar y contexto social , para que a partir de esta información se pueda establecer una alternativa de solución.

 

Arte Terapia en menores con problemas conductuales

Como una alternativa frente al conflicto del control de la rabia en niños, se presenta el Arte Terapia, comenzamos con una  definición de Arte Terapia propuesta por la Asociación Americana de Arte Terapia:

 El Arte Terapia proporciona la oportunidad de expresión y comunicación no verbal, por un lado mediante la implicación para solucionar conflictos emocionales como para fomentar la autoconciencia y desarrollo personal. Se trata de utilizar el arte como vehículo para la psicoterapia, ayudar al individuo a encontrar una relación más compatible entre su mundo interior y exterior.[8]

Por otra parte, en el artículo de Noemí Martínez, titulado: “Nuevas herramientas para la intervención terapéutica con menores con trastornos de conducta: arte terapia” , la autora da hincapié al efecto terapéutico que esta disciplina tiene en el ámbito escolar y en los trastornos de conducta.

El arte ayuda a desarrollar y valorar todos aquellos aspectos que consideramos de gran importancia: las relaciones interpersonales, el bienestar personal, la autoestima, la comunicación, el auto-conocimiento. Así mismo, al realizarse generalmente los talleres de arte terapia en grupo, permite el análisis de numerosas relaciones entre los jóvenes con los adultos, y los vínculos entre ellos, que son causa directa de sus conflictos…Los trastornos de conducta se presentan con mayor frecuencia en los niños que en las niñas. Los niños y adolescentes que padecen este trastorno con frecuencia tienen también otros problemas que pueden contribuir a su desarrollo…

A los niños hiperactivos en los talleres de arte terapia se les deben presentar actividades más breves, animándoles a que experimenten por sí mismos .Los movimientos repetitivos, como por ejemplo, los trabajos de impresión, les pueden llevar a ayudar a mantener el interés. Para el mantenimiento de u atención  se requiere que las actividades se introduzcan con un cierto ritmo, ya que la lentitud en la realización de las actividades es uno de los factores que más contribuyen a su distracción , así como la exigencia de un cierto trabajo mental como con la papiroflexia, que les obligue a realizar un esfuerzo. Se deben buscar siempre actividades creativas para que a través de su propio disfrute, desarrollen su autocontrol…

…Si como dice Rojas Marco es necesario desarrollar el autoestima estos niños, este es uno de los principales objetivos en arte terapia con niños y adolescentes. Uno de los recursos más importantes con que se puede dotar a los/as adolescentes es el sentimiento de su propia valía, precisamente en estos tiempos de cambios rápidos y de desorganización familiar…

 

Por otro lado, refiriéndose al comportamiento disruptivo en el ámbito escolar de estos menores, la autora señala:

 

 

En la práctica escolar se corrobora que el niño agresivo en clase no lo es con todos los profesores/as. Coll dice que el aprendizaje se debe desarrollar en la creación e identificación de ideales. La creatividad requiere el poder de tomar decisiones. Así como también requiere de un espacio sobre el que poder decidir. Al dibujar, pintar, modelar, etc., se deben tomar constantemente decisiones…

En el ámbito de la creatividad , Noemí argumenta:

…Facilitarles una visión creativa de la vida que les de amplitud de miras y un gran abanico de posibilidades y alternativas, ofreciéndoles las herramientas adecuadas para conocerse a sí mismos, y aprender a convivir y comunicarse. Muchos de estos niños y adolescentes conllevan dentro mucha agresividad. Dice Pauline Tilley que lógicamente la mejor manera de tratar con un niño agresivo es descubriendo la causa de su agresividad y abordando el problema desde su raíz. Hasta que esto pueda lograrse, el arte puede ayudar en cierto grado permitiéndoles que sea legítimamente agresivo al trabajar con arcilla, al rasgar papel para collages, etc…

…En los talleres se buscan motivaciones y técnicas artísticas específicas, los temas

pueden abarcar desde lo más profundamente personal hasta cuestiones relativamente

superficiales y ligeras que se eligen de acuerdo a las necesidades infantiles y del momento. Leo Navratil dice que la finalidad del acto creador, es su necesidad de dar

orden a un nivel de vida para pasar a otro superior al que hay que seguir dando orden, y hace hincapié en lo instintivo como aquello que hay que ordenar. El ser humano está

continuamente ordenando el mundo que le rodea, con la finalidad de construir un conocimiento lo más fiable posible, que le proporcione seguridad frente a la incertidumbre que supone su existencia… [9]

Estrategias de intervención con Arte Terapia

El arte ayuda a desarrollar y valorar todos aquellos aspectos que consideramos de gran importancia: las relaciones interpersonales, el bienestar personal, la autoestima, la comunicación, el auto-conocimiento. Así mismo, al realizarse generalmente los talleres de arte terapia en grupo, permite el análisis de numerosas relaciones entre los jóvenes con los adultos, y los vínculos entre ellos, que son causa directa de sus conflictos.

Una de las estrategias de intervención para esta población, es el juego simbólico el cual representa para el niño una oportunidad de experimentar los papeles que luego asumirá en su mundo adulto, esto se da, por ejemplo, en el juego con muñecas o cuando recrea fragmentos de acontecimientos o deseos a través de sus dibujos. “El juego se une a la intuición para potenciar su capacidad de creación y  la gran imaginación que es característica en esta etapa del desarrollo infantil. Cuando el niño lleva a cabo un juego de fingir realiza una actividad mental diferente (Gardner, 1991)” el niño reconoce lo que un objeto es, pero finge que es otra cosa, o finge que él es un niño, es un adulto o un animal, por ejemplo. Los niños son conscientes de que están fingiendo y raramente resultan confundidos por esta conducta, si no más bien se deleitan con ella ya que le produce un gran placer.

Elogio a la familia

La importancia de la familia como red

 

De esta manera el espacio terapéutico se encuadra en poder establecer la confianza para comunicar correctamente o expresar esta explosión de emociones, que con un continuo trabajo pueden ir disminuyendo. El arte como lenguaje de la terapia, combinada con el diálogo verbal, utiliza todas nuestras capacidades para encontrar una solución más satisfactoria a nuestras dificultades.[10]

Noemí también expone:

Los adolescentes en particular, se sienten atraídos por lo que los símbolos y las representaciones gráficas, por lo tanto, son más atraídos por utilizar el arte como lenguaje que al cuestionamiento verbal. Cuando el comportamiento negativo se ilustra, es entonces externo al individuo, y el comportamiento se convierte así en el problema, no el individuo… El terapeuta obtiene un mayor conocimiento del problema, porque el cliente utiliza la metáfora y la narrativa para explicar el producto. El “arte” permite a los clientes a distanciarse de su propio dilema y, de esa manera, trabajar con el terapeuta para encontrar soluciones alternativas a su conflicto.[11]

Conclusión

 El Arte Terapia, acompañado de terapia tradicional, posibilita establecer espacios de expresión , comunicación y creación. Donde la rabia, inquietud y angustia  que no logran ser comprendidos en otros espacios, pueden ser trabajados en las sesiones generando soluciones, entendimiento y apoyo en los pacientes a propósito de la situación conflictiva en que se encuentran estos niños y adolescentes con problemas conductuales.

En relación  al desarrollo cognitivo, amenazado por el entorno social, familiar y cultural, se vuelve urgente para esta población, poder comunicar y establecer un espacio donde la expresión de sus sentimientos puedan ser validados, acogidos y comprendidos, a través de el trabajo del autoestima, autoimagen, creación, comunicación visual que permite ser elaborado por el trabajo en Arte Terapia.

Comprendiendo los estadios o niveles de desarrollo cognitivo de niños y adolescentes, se pueden reconocer los espacios de intervención terapéutica para cada etapa del desarrollo. Es fundamental establecer las estrategias precisas para cada grupo de intervención, para proponer una Terapia Artística considerando las necesidades de cada etapa.

El arte terapia, permite trabajar y re elaborar aquellas circunstancias conflictivas, ayudando al paciente establecer soluciones personales y enfrentar sus emociones contraídas tales como la rabia, ansiedad y violencia. Que al no ser tratadas se vuelven una reacción al sistema social, cultural y escolar donde no existen espacio de comunicación, expresión y critica, impidiendo la espontaneidad, creatividad y fluidez de sensaciones.                                        Comprendiendo de este modo,  la insatisfacción y frustración en esta población de niños, adolescentes y futuros adultos.

 

2.2 REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICA

 -Coll Espinosa,F.J. , 2003. “Las formaciones reactivas del fracaso escolar” en Violencia y agresividad. Fundamentos para la prevención psicosocial (VVAA), Murcia, Mancomunidad Valle de Ricote.

Enciclopedia De La Psicología Infantil y Juvenil ,1988: Desarrollo Del Niño, 1er Tomo. Editorial Océano.

– Guadiana L. , 2003. “Las Artes expresivas centradas en la persona: un sendero alternativo en la orientación y la educación. Entrevista a Natalie Rogers”. Revista Electrónica de Investigación Educativa, año/vol.5, número 002. Universidad Autónoma de Baja California. Ensenada, México. Pp.94-104. (2003). www.redalyc.uaemex.mx

–  Kohlbergs L., 1988. “Enfoque a la Educación Moral ” .

Kramer, E. , 1982.Terapia a través del arte en una comunidad infantil. Buenos Aires, Kapeluz.

– Martínez N., “Nuevas herramientas para la intervención terapéutica con menores con trastornos de conducta: Arte Terapia”, Dra. en Bellas Artes, U.C.M. Co-directora del Master en Arte terapia, U.C.M.

Montenegro H. “Tratamiento familiar sistémico de los niños con problemas conductuales o emocionales”, Director Instituto de Terapia Familiar de Santiago, Departamento de Psiquiatría Sur, Facultad de Medicina, Universidad de Chile.

–  Piget, J., 1964.Seis estudios de psicología”.

Riley S. , 2001 “El arte terapia con adolescentes”,West J Med. 175 (1) : 54-57.www.pubmed.com


[1] Tapia T., Tesis “ Análisis comparativo de la estructura de las familias de niños con y sin problemas de conductal”, Facultad de Ciencias Sociales, Escuela de Postgrado. Programa de Magíster en Psicología, Universidad de Chile, 2004.

[2] Tapia T., Tesis “ Análisis comparativo de la estructura de las familias de niños con y sin problemas de conductal”, Facultad de Ciencias Sociales, Escuela de Postgrado. Programa de Magíster en Psicología, Universidad de Chile, 2004.

[3] Riley S., “el arte terapia con adolescentes”,West J Med. 175 (1) : 54-57.(2001) www.pubmed.com

[4] Montenegro H., “Tratamiento familiar sistémico de los niños con problemas conductuales o emocionales”, Director Instituto de Terapia Familiar de Santiago, Departamento de Psiquiatría Sur, Facultad de Medicina, Universidad de Chile.

[5] Piget, J.(1964). “Seis estudios de psicología”.

[6] Kohlbergs L.(1988). “Enfoque a la Educación Moral ”

[7]  Enciclopedia De La Psicología Infantil y Juvenil: Desarrollo Del Niño, 1er Tomo. Editorial Océano. (1998).

[9] Martínez N., “Nuevas herramientas para la intervención terapéutica con menores con trastornos de conducta: Arte Terapia”, Dra. en Bellas Artes, U.C.M. Co-directora del Master en Arte terapia, U.C.M.

[10] Riley S., “el arte terapia con adolescentes”,West J Med. 175 (1) : 54-57.(2001) www.pubmed.com

[11] Riley S., “el arte terapia con adolescentes”,West J Med. 175 (1) : 54-57.(2001) www.pubmed.com

Anuncios

Acerca de arte que alivia

Mi nombre es María Jesús González Martínez, Chilena. Me desempeño como docente de Educación Tecnológica del Colegio Integra Erasmo Escala Arriagada y relatora de cursos prácticos SENCE para madres e hijos de la fundación Teletón en Santiago de Chile. Además me encuentro cursando el segundo año del Postítulo en Terapias del arte mención Arte Terapia de la Universidad de Chile. La experiencia como docente ha sido fundamental en mi desarrollo como Arte Terapeuta debido a la diversidad de niños y mujeres con los que he trabajado, lo que me ha permitido ver la necesidad de muchas personas en realizar actividades relacionadas con el arte lo que permite a la larga sensación de repararo en dificultades y problemas que estas puedan tener. Licenciada en Artes Visuales, Mención Pintura y Textil. Universidad de Chile. 2010 Estudiante Postítulo en Terapias del Arte, Mención Arte Terapia. Universidad de Chile. 2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s